Coronavirus podría causar una caída en las emisiones globales de CO2

Las respuestas al brote muestran cómo las políticas gubernamentales y los cambios de comportamiento pueden tener un impacto

0
925

Tras las medidas que se han tomado ante el brote de coronavirus, diversos activistas señalas que “los gobiernos deberían actuar con la misma urgencia sobre el clima que sobre el coronavirus, ya que la evidencia demuestra que la crisis de salud está reduciendo las emisiones de carbono más que cualquier política”.

El brote mortal del virus, que ha matado a más de 4,000 personas e infectado a más de 116,000, ha causado alerta en todo el mundo; sin embargo, a diferencia de la respuesta ante la crisis climática, ha demostrado cómo los líderes políticos y corporativos pueden tomar medidas radicales de emergencia siguiendo el consejo de los científicos para proteger el bienestar humano.

Cabe destacar que en China, la fuente de la enfermedad y el mayor emisor de carbono del mundo, las acciones tomadas por las autoridades han demostrado inadvertidamente que los fuertes recortes de dióxido de carbono del 25% pueden generar menos tráfico y aire más limpio con solo una pequeña reducción en el crecimiento económico, esto de acuerdo a un estudio (puedes verlo aquí) por Carbon Brief.

Si esta tendencia continúa, los analistas señalan que es posible que esto conduzca a la primera caída de las emisiones mundiales desde la crisis financiera de 2008-09. 

Incluso una desaceleración en el CO2 podría ganar tiempo para la acción climática y, lo que es más importante, inspirar cambios de comportamiento a largo plazo, especialmente en los viajes.

Siguiendo el consejo de las autoridades de salud, millones de personas están evitando los viajes escolares, las compras y los viajes de oficina. Se han cancelado decenas de miles de vuelos. Los obispos italianos no realizan misa. En gran parte del centro de China, las fábricas se han cerrado, con repercusiones en todo el mundo.

El virus ha interrumpido varios eventos relacionados con la industria de los combustibles fósiles. En las últimas semanas, el Salón del Automóvil de Ginebra fue cancelado, luego de que Suiza prohibió todas las reuniones públicas de más de 1,000 personas. 

En Houston, se suspendió la gigantesca reunión anual de ejecutivos de petróleo y gas de CeraWeek, al igual que el Gran Premio de Fórmula Uno en Shanghai.

Más cancelaciones de carbono provendrán de la cancelación de conferencias internacionales. Donald Trump pospuso una cumbre del 14 de marzo con los líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. La Feria del Libro de Londres, el Mobile World Congress en Barcelona, ​​la Game Developers Conference en San Francisco, la cumbre anual en vivo de Adobe e incluso South by Southwest, la gran conferencia anual de cine, música y medios de comunicación en Austin, Texas, han sido suspendidas, lo que significa miles de toneladas menos de CO 2 de vuelos tomados por delegados internacionales.

Del mismo modo, el mundo del entretenimiento, la moda y el deporte se ven igualmente afectados. Stormzy, Mariah Carey, Slipknot y New Order han cancelado o pospuesto sus conciertos, aunque es probable que la mayoría de los asistentes hayan sido locales, por lo que el impacto climático será más modesto. 

Es probable que el aplazamiento de Art Dubai, la mayor feria de arte en el Medio Oriente, tenga un efecto mayor. También se espera que el cierre durante varias semanas de Tokyo Disneyland y Disneysea, o el parque temático Universal Studios en Osaka, Shanghai Disneyland y otras atracciones que generalmente atraen a decenas de miles de visitantes todos los días, resulte en menos vuelos.

El tráfico aéreo mundial disminuyó un 4,3% en febrero con cancelaciones de decenas de miles de vuelos a las zonas afectadas. Pero Rob Jackson, presidente del Proyecto Global de Carbono , dijo que esto solo sería significativo si condujera a un cambio de comportamiento a largo plazo, particularmente en la aviación, que es una de las fuentes de emisiones de más rápido crecimiento.

“Si esto pudiera cambiar la forma en que viajamos, podría conducir a más reuniones virtuales”, dijo. De lo contrario, “no veo un lado positivo en el coronavirus. Si las emisiones de gas disminuyen temporalmente, entonces es excelente, pero no será un cambio significativo a largo plazo a menos que nos sorprenda en una recesión global. Nadie quería eso en 2008 y nadie lo quiere ahora ”.

Hay signos alentadores. El Fondo Monetario Internacional de 189 naciones y su organización de préstamos hermana, el Banco Mundial, reemplazarán su habitual reunión de primavera en Washington con una teleconferencia virtual. Esta es una medida de emergencia única, pero el ahorro económico y de carbono podría provocar que se convierta en la norma cada año.

Los analistas dicen que es demasiado pronto para saber si el coronavirus empujará las emisiones globales de CO 2 hacia el camino descendente que se necesita para que el mundo tenga alguna esperanza de mantener el calentamiento global a un nivel relativamente seguro de 1.5C por encima de los niveles preindustriales. Eso depende de hasta qué punto se propague el brote y de si los efectos económicos se prolongan.

Corinne Le Quéré, profesora de ciencias del cambio climático en la Universidad de East Anglia, señaló al medio británico, The Guardian, que hasta ahora la crisis solo puede retrasar el crecimiento del CO 2 , no revertirlo. 

“En los últimos 10 años, las emisiones han crecido a una tasa anual del 1%, o alrededor de 317 megatoneladas, por lo que necesitaría una reducción realmente grande para ver una caída este año. Es plausible, pero no creo que podamos decir en este momento “.

Pero, señaló Le Quéré, incluso una desaceleración ganaría tiempo para la acción: avances tecnológicos, menores precios de las energías renovables y más presión pública sobre los gobiernos para que cambien de rumbo. La respuesta al coronavirus también podría demostrar que los pasos radicales pueden funcionar.

“Se puede ver que cuando los gobiernos ven que hay una emergencia, actúan de inmediato con medidas acordes con la amenaza. Esa evaluación aún no se ha hecho en el caso del cambio climático, aunque los gobiernos lo han declarado una emergencia “, dijo.Anuncio

Sin embargo, si el brote continúa, existe la preocupación de que el virus también podría forzar la cancelación de la cumbre UE-China en Leipzig en septiembre, lo que sería una mala noticia para los esfuerzos diplomáticos para construir una alianza climática entre estas dos potencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here