Reducción del desperdicio de alimentos para sistemas alimentarios resilientes

0
361
Reducción del desperdicio de alimentos para sistemas alimentarios resilientes

Por: Caleb Palma
Alimento Para Todos

La resiliencia del sistema alimentario, la capacidad del sistema alimentario para resistir y recuperarse de las crisis, es de creciente interés debido al aumento de la variabilidad climática y de precios y la inestabilidad política. Aunado a esto permanece la experiencia reciente de las amenazas al sistema alimentario de las pandemias, que amagan con aumentar aún más el creciente número de personas desnutridas en todo el mundo.

Los sistemas alimentarios de todo el mundo enfrentan múltiples desafíos y múltiples objetivos como respuesta a esos desafíos. Dos de esos objetivos son aumentar la resiliencia del sistema alimentario: la capacidad del sistema alimentario para resistir y recuperarse de las crisis (ODS 2.4), y reducir el desperdicio de alimentos en el sistema alimentario. (ODS 12.3). La razón subyacente para mejorar la resiliencia es garantizar que las perturbaciones no reduzcan la seguridad alimentaria, y la razón subyacente para reducir el desperdicio de alimentos es mejorar la sostenibilidad ambiental de la producción de alimentos.

Si bien la sostenibilidad alimentaria y la resiliencia son requisitos previos entre sí, algunos de sus componentes básicos son opuestos. El concepto de redundancia, por ejemplo, que se considera como uno de los principios clave de la resiliencia, puede en algunos casos entrar en conflicto con el aumento de la eficiencia, incluidas las reducciones de desperdicio, que son estrategias clave para lograr la sostenibilidad alimentaria.

¿Cómo podemos seguir alcanzando los objetivos de resiliencia y sostenibilidad simultáneamente?

Una parte del desperdicio de alimentos pueden verse como una consecuencia de agentes que quieren lograr resiliencia a través de la redundancia: sobreproducción y sobrecompra, de modo que pueden recurrir a este excedente si ocurre algo inesperado; Estos «eventos inesperados» podrían ser un problema grave, como que un agricultor experimente un bajo rendimiento en sus cosechas, o cosas relativamente pequeñas, como que los consumidores entretengan a invitados inesperados o que no encuentren el tiempo para ir a hacer su compra semanal a la hora habitual. Sin embargo, algunos excedentes de alimentos no proporcionan resistencia en ningún momento.

Generalmente, si los «alimentos en riesgo de convertirse en desperdicios» se pueden aprovechar con relativa rapidez (por ejemplo, relajando los estándares cosméticos), entonces esa cantidad proporciona redundancia y, por lo tanto, cierta resiliencia a corto plazo. Pero si no hay forma de prevenir el deterioro y el desperdicio, los alimentos desperdiciados nunca habrán proporcionado resiliencia.

En este contexto, se han encontrado fuertes vínculos entre la reducción del desperdicio de alimentos y la resiliencia del sistema alimentario:

  • Vínculos a largo plazo: las intervenciones de prevención del desperdicio de alimentos influyen en la resiliencia a largo plazo del sistema alimentario a través de su sostenibilidad, al reducir las emisiones de GEI y, por lo tanto, el cambio y la variabilidad climáticos, y el potencial para aumentar el capital natural y mejorar los servicios ecosistémicos de apoyo y regulación. Estas interacciones son abrumadoramente positivas para la resiliencia y significativas en fuerza y ​​escala.
  • Vínculos a corto plazo donde las intervenciones de desperdicio de alimentos interactúan con la estabilidad, diversidad, redundancia, flexibilidad, adaptabilidad y conectividad del sistema a través de intervenciones que conducen a cambios en los medios de vida, capacidades de almacenamiento, variabilidad en la oferta y la demanda, etc. Estas interacciones pueden ser ​​positivas o negativas. Forman dos grupos: uno en torno a la redundancia, donde las compensaciones son más evidentes, y otro en torno a la estabilidad y la volatilidad reducida (de la oferta, la demanda y el precio), donde las sinergias son más evidentes. La escala y la fuerza de estos vínculos aún no se conocen.

Las intervenciones individuales de prevención del desperdicio de alimentos que se centran en reducir la sobreproducción, (por ejemplo, la relajación de los estándares cosméticos de los alimentos), reducen la redundancia y, por lo tanto, la resiliencia a corto plazo. Sin embargo, estas intervenciones no deben desalentarse, ya que presentan una oportunidad vital para mejorar la resiliencia a largo plazo.


También te puede interesar: Colaborar contra el hambre: Sodexo y Alimento Para Todos


Algunas de las intervenciones con implicaciones en la reducción del desperdicio de alimentos son las siguientes:

  1. Reemplazar excedentes con reservas. El enfoque actual de la resistencia alimentaria se basa en la sobreproducción. Esto se ejemplifica con la noción de que el 30% del exceso de suministro de alimentos es necesario para el suministro y la seguridad alimentaria adecuados. Sin embargo, esa dependencia de la sobreproducción socava la resiliencia del sistema alimentario a largo plazo. El enfoque de la resiliencia del sistema alimentario debe pasar de la sobreproducción a las reservas (almacenamiento y extensión de la vida útil, por ejemplo, a través de la deshidratación), con incentivos y objetivos relacionados con el almacenamiento.
  2. Reconocer las compensaciones y realizar intervenciones complementarias. La reducción del desperdicio de alimentos debería ser más fácil de lograr cuando se reconoce que para muchos actores, la necesidad de proporcionar resiliencia es el motor de la sobreproducción y, por lo tanto, del desperdicio. Los actores deben estar seguros de que la actividad de reducción del desperdicio de alimentos mejorará en lugar de reducir su capacidad de recuperación.
  3. El aumento de la resiliencia puede reducir indirectamente el desperdicio de alimentos. La sobreproducción en aras de la resiliencia se puede reemplazar mediante otras condiciones de resiliencia, p. Ej. a través de una mayor diversidad, mediante la instalación de riego u oportunidades alternativas de ingresos para los productores relacionadas con otros servicios de los ecosistemas. Para ese propósito, es importante comprender las formas de respaldar la resiliencia como alternativa a la redundancia.
  4. Abordar la política alimentaria de forma sistémica. La política de reducción del desperdicio de alimentos debe considerar dos de sus posibles resultados: reducción de la producción y aumento del consumo, y dirigirse activamente hacia el que se considere más conveniente según una variedad de circunstancias que van desde la resiliencia alimentaria, la seguridad, la salud pública, el estado del medio ambiente y el ecosistema servicios.

La epidemia de COVID-19 destaca la importancia de la resiliencia de nuestros sistemas alimentarios ya que la interrupción en las cadenas de suministro se ha hecho patente de diferentes maneras, por ejemplo, en cancelaciones de pedidos por parte de todo el sector hotelero, creación de cuellos de botella en la cadena de suministro y escasez de mano de obra en la cosecha en el sector agricultor.

Todo lo anterior parece estar dando lugar a un gran aumento en el desperdicio de alimentos, por lo que no solo el desperdicio conduce a una menor resiliencia, la baja resiliencia también puede generar desperdicio. La cantidad de alimentos que se desperdicia en lugar de brindarse a las personas es particularmente trágica, ya que, al mismo tiempo, las personas también padecen una inseguridad alimentaria cada vez mayor, principalmente debido a la caída de los ingresos. Las intervenciones mencionadas aquí, como mejores opciones de almacenamiento y existencias estratégicas bien gestionadas de alimentos de larga duración a nivel doméstico, empresarial y regional / nacional, ayudarían a aliviar tales presiones en el sistema.

Alimento Para Todos funciona como un catalizador del flujo de alimentos, acercando los productos en riesgo de desperdiciarse a quienes más lo necesitan, de esta manera, nos insertamos en el sistema alimentario para gestar resiliencia a partir de los productos que se encuentran en circulación en dos frentes: utilizando los productos que de otra forma serían considerados excedentes y procurando una gestión eficiente y responsable de nuestro capital natural, previniendo no sólo las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera que genera el desperdicio de alimentos, sino también el desgaste y la sobreexplotación de nuestros ecosistemas. Estamos convencidos de que a partir de la inserción de operaciones de prevención de desperdicio de alimentos podemos construir ciudades resilientes con alimentos para todos.


¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido

Aquí te dejamos la información completa para participar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here