Destrucción de ecosistemas forestales

0
180
Destrucción de ecosistemas forestales
Imagen ilustrativa por: Pixabay

México se encuentra clasificado como uno de los 12 países megadiversos dado que su orografía, posición geográfica y condiciones climatológicas propician la formación de una gran variedad de ecosistemas, resultando en la gran biodiversidad en México.

El 70% del territorio mexicano, está cubierto por algún tipo de vegetación forestal: matorrales xerófilos (41%), bosques templados (25%), selvas (22%), manglares, algunas asociaciones de vegetación (1%), y otras áreas forestales (11%).

Los distintos ecosistemas traen consigo un bien social y económico para el desarrollo sostenible como:

  • Regulación del ciclo hidrológico
  • Filtración del agua al suelo
  • Control de la erosión así como la captación del agua al suelo
  • Bienes maderables y no maderables, en los que se pueden incluir, alimentos y productos medicinales.

El país está en una situación complicada, ya que el 95% de la deforestación ocurre de manera ilegal, dado que SEMARNAT solamente autoriza el cambio de uso del suelo en un promedio 12 a 13 mil hectáreas al año, mientras que la deforestación promedio anual es de 250-260 mil hectáreas.

Presencia de incendios forestales afectan los ecosistemas

Además, la presencia de incendios forestales se ha magnificado en frecuencia, intensidad y peligrosidad, debido al cambio climático y a las omisiones en acciones preventivas. Durante el periodo 2009-2018 se tiene un promedio anual de 7,871 incendios, con una superficie afectada promedio de 385, 815 hectáreas por año. Sin embargo, los últimos tres años (2017, 2018 y 2019), han superado por mucho este comportamiento.

Plagas, enfermedades forestales, así como las prácticas inadecuadas del manejo forestal, son los mayores contribuidores en la perdida y destrucción de los ecosistemas forestales.

De acuerdo con datos de CONAFOR las selvas y los bosques mesófilos, son los ecosistemas con menos superficie de vegetación primaria y las que presentan las comunidades vegetales más degradadas, siendo las selvas altas y medianas las más afectadas a nivel nacional, contando solo con un 23% de vegetación primaria.


También te puede interesar: El mundo necesita un planeta verde, pero está en alerta roja


La pérdida de todos estos ecosistemas trae consigo graves consecuencias tanto para las comunidades que viven cerca o en cada uno de estos lugares, tanto, para la generación de empleos desde la participación rural hasta las grandes urbes al disminuir la producción agroalimentaria con la perdida de suelo y agua. Disminuye las capacidades de adaptación ante las complicaciones del cambio climático. El deterioro de los ecosistemas forestales y el aprovechamiento no sostenible de estos, son resultado de procesos multifactoriales complejos que van más allá del sector forestal y que requieren de una política pública.

Existen diferentes acciones que pueden beneficiar al cuidado y aprovechamiento sostenible de los ecosistemas, actividades que van desde los cursos y talleres para transmitir que los bosques, selvas y todos aquellos ecosistemas, no solo están ahí y se deben de cuidar, si no además, cuidarlos y manejarlos a través de un buen plan de manejo nos permitirá aprovechar los recursos maderables y no maderables, hídricos (concluyendo con un mayor porcentaje el ciclo hidrológico) y un aprovechamiento económico al ofrecer ecoturismo en diferentes zonas naturales.

Este artículo fue publicado por Earthgonomic, lea el original aquí.


¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido

Aquí te dejamos la información completa para participar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here