Foro Económico Mundial publica ‘Reporte de Riesgos Globales 2021’

La 16 edición del Reporte fue realizado con la colaboración de Zurich, Marsh & McLennan y SK Group

0
610
Reporte de Riesgos Globales 2021: WEF

Durante los últimos 15 años, el Reporte de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial ha advertido al mundo sobre los peligros de las pandemias. En 2020, vimos las consecuencias de hacer caso omiso de la preparación y los riesgos a largo plazo. La pandemia de COVID-19 no sólo ha cobrado millones de vidas, también amplió las desigualdades digitales, económicas y de salud de larga data.

Miles de millones de trabajadores y estudiantes (especialmente las minorías que ya estaban en desventaja antes de la pandemia) están ahora en riesgo de perder las vías de acceso a las sociedades nuevas y más equitativas que la recuperación podría abrir.

De acuerdo con el Reporte de Riesgos Globales 2021, estos acontecimientos pueden obstaculizar aún más la cooperación global necesaria para atender desafíos a largo plazo, como la degradación ambiental.

¿Qué es el Reporte de Riesgos Globales?

El Reporte de Riesgos Globales es “un documento que analiza los principales riesgos a nivel internacional con carácter anual y los clasifica en función del nivel de impacto y su grado de incertidumbre”, afirma el portal web del Gobierno de España.

El análisis de los riesgos está basado en la aportación de una red de expertos de prestigio a nivel internacional que colaboran con el Foro Económico Mundial, organización internacional de cooperación público-privada que fue establecida en 1971 con su sede principal en Ginebra.

Cuando se trata del acceso a la tecnología y las habilidades digitales, la brecha entre “los que tienen” y “los que no tienen” podría ampliarse y poner en riesgo la cohesión social. Esto afectará en especial a los jóvenes de todo el mundo, ya que este grupo se enfrenta a su segunda crisis mundial en una generación y podría perder del todo las oportunidades durante la próxima década.

Las presiones financieras, digitales y reputacionales que son consecuencia de la COVID-19 también amenazan con dejar atrás a muchas empresas y sus fuerzas laborales en los mercados del futuro. Mientras que estas posibles desigualdades pueden causar fragmentación social para los estados, una perspectiva geopolítica cada vez más tensa y frágil también dificultará la recuperación global si las potencias de tamaño mediano carecen de un puesto en la mesa de discusión mundial.


También te puede interesar: PODCAST, Relectura del Reporte Global de Riesgos en tiempos de la COVID-19


Una vez más, los riesgos ambientales dominan la perspectiva de la próxima década en cuanto a impacto y probabilidad. Las fracturas sociales, la incertidumbre y la ansiedad dificultarán más la coordinación necesaria para enfrentar la degradación continua del planeta.

Por primera vez, el reporte también califica los riesgos de acuerdo con el momento en que representarán una amenaza crítica para el mundo según la percepción de los encuestados.

Reporte de Riesgos Globales 2021

Los peligros evidentes y presentes (0 a 2 años) revelan inquietud por las vidas y los medios de subsistencia, entre ellos las enfermedades infecciosas, crisis laboral, desigualdad digital y desilusión en la juventud.

A mediano plazo (3 a 5 años), los encuestados creen que el mundo se verá amenazado por riesgos económicos y tecnológicos con repercusiones que pueden tardar varios años en materializarse, como estallidos de burbujas de activos de capital, colapso de la infraestructura informática, inestabilidad de precios y crisis de deuda.

Amenazas existenciales (5 a 10 años), las preocupaciones predominantes a largo plazo son las armas de destrucción masiva, el colapso de los estados, la pérdida de biodiversidad y los avances tecnológicos adversos. 

“En 2020, el riesgo de una pandemia mundial se hizo realidad, algo que este informe ha estado destacando desde 2006. Sabemos lo difícil que es para los gobiernos, las empresas y otros resolver esos riesgos a largo plazo, pero la moraleja es que todos nosotros debemos darnos cuenta de que ignorarlos no reduce la probabilidad de que ocurran”, afirmó Saadia Zahadi, directora general del Foro Económico Mundial.

“Ahora que los gobiernos, las empresas y las sociedades comienzan a resurgir tras la pandemia, deben apresurarse a crear nuevos sistemas económicos y sociales que mejoren nuestra resiliencia colectiva y capacidad de respuesta a impactos y que, a la vez, reduzcan la desigualdad, mejoren la salud y protejan al planeta. Para ayudar a enfrentar este desafío, el evento de la próxima semana, la Agenda de Davos, movilizará a los líderes mundiales para que moldeen los principios, las políticas y las asociaciones que se necesitan en este nuevo contexto”, explicó Zahadi.

El reporte también reflexiona sobre las respuestas a la COVID-19 y bosqueja lecciones diseñadas para reforzar la resiliencia global. Estas lecciones incluyen formular marcos analíticos, promover a gestores de riesgos, generar confianza mediante una comunicación clara y consistente, y crear nuevas formas de asociación.

Los riesgos principales descritos en el informe se complementan con recomendaciones para ayudar a los países, a las empresas y a la comunidad internacional a actuar, en lugar de reaccionar, frente a los riesgos interrelacionados. El informe termina con una descripción general de los “riesgos de frontera”: nueve eventos de alto impacto y baja probabilidad obtenidos de previsiones de expertos, como la alteración geomagnética, las guerras accidentales y el aprovechamiento de interconexiones entre cerebros y máquinas.

“La aceleración de la transformación digital promete grandes beneficios, como por ejemplo la creación de casi 100 millones de nuevos puestos de trabajo para 2025. Sin embargo, al mismo tiempo, la digitalización puede desplazar a unos 85 millones de puestos de trabajo y, debido a que el 60% de los adultos aún no tiene habilidades digitales básicas, existe el riesgo de ampliar las desigualdades existentes”, afirmó Peter Giger, director global de Riesgos, Zurich Insurance Group.


También te puede interesar: ¿Por qué tener una política de mitigación de riesgos ante el cambio climático?


“El mayor riesgo a largo plazo sigue siendo no actuar respecto al cambio climático. No hay vacunas contra los riesgos climáticos, así que los planes de recuperación postpandemia deben enfocarse en que el crecimiento se alinee con las agendas de sustentabilidad para una mejor reconstrucción”, puntualizó Giger.

En tanto, Carolina Klint, líder de Gestión de Riesgos para Europa Continental de Marsh, sostuvo que cada empresa deberá fortalecer y revisar constantemente sus estrategias de mitigación de riesgos si es que desean mejorar su resiliencia ante futuras adversidades.

“Las secuelas económicas y sociales de la COVID-19 tendrán un impacto profundo en la manera en que las organizaciones interactúan con sus clientes y colegas mucho tiempo después del despliegue de las vacunas. A medida que las empresas transforman sus lugares de trabajo, están surgiendo nuevas vulnerabilidades, señaló Klint.

Añadió que la digitalización rápida está aumentando exponencialmente las exposiciones cibernéticas, la alteración de la cadena de suministro está alterando radicalmente los modelos de negocios, y un aumento en los problemas de salud graves ha acompañado al cambio de los empleados hacia el trabajo a distancia.

“La pandemia en 2020 fue una prueba de esfuerzo que sacudió las bases de las economías y las sociedades de todo el mundo. Para reconstruir la resiliencia a perturbaciones sistémicas se necesitará financiamiento considerable, cooperación internacional y mayor cohesión social. La resiliencia también dependerá del crecimiento continuo de la conectividad en todo el mundo, pues sabemos que las economías que se digitalizaron primero tuvieron un desempeño relativamente mejor en 2020″, señaló Lee Hyung-hee, presidente del Comité de Valor Social, Grupo SK.

“Sin embargo, si la implementación continua del 5G y la inteligencia artificial emerge como un motor de crecimiento, debemos apresurarnos a reducir las brechas digitales y abordar los riesgos éticos”, comentó Hyung-hee.

El Reporte de Riesgos Globales 2021 ha sido elaborado con el invaluable apoyo de la Junta Asesora de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial. También se beneficia de la continua colaboración con sus socios estratégicos Marsh McLennan, SK Group y Zurich Insurance Group y sus asesores académicos en la Universidad de Oxford, la National University de Singapur y la Universidad de Pensilvania.

Puedes ver el Reporte completo en el siguiente link (ir al Reporte de Riesgos Globales 2021).


¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido

Aquí te dejamos la información completa para participar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here