Empoderar a las mujeres representaría un crecimiento de 20 millones de dólares del PIB mundial

0
678
Foto por: Priscilla Du Preez/Unsplash

Por Adriana Dupita,
economista de Bloomberg Economics

Empoderar y empoderar a las mujeres para que participen plenamente en la economía moderna encendería la llama del crecimiento mundial. Solo como ejercicio, Bloomberg Economics estimó un aumento en la producción económica mundial si las oportunidades de trabajo y educación disponibles para las mujeres coinciden con las de los hombres.

Convergencia nacional: la eliminación de la brecha en años de escolaridad y participación en la fuerza laboral entre hombres y mujeres en un mismo país daría como resultado un aumento de aproximadamente 20 billones de dólares del PIB mundial en 2050 en relación con un escenario base de género, desigualdad persistente.

En un escenario menos ambicioso, estimamos qué pasaría si el acceso de las mujeres al empleo y la educación convergiera con el de países que comparten características sociales comunes, pero que ya han alcanzado un mayor nivel de igualdad de género. Esta estimación más modesta aún agregaría alrededor de 17 billones de dólares al PIB de 2050.

Estas cifras no son previsiones. En muchos países, las barreras a la educación y el empleo de las mujeres están profundamente arraigadas. Por el contrario, son cálculos que demuestran los enormes costos de la discriminación de género y los enormes beneficios si se aborda.

Nuestros análisis muestran que países, como India, Pakistán, Egipto, Turquía y Nigeria, tienen las mayores barreras para la participación de las mujeres en la economía y las mayores ganancias potenciales, si estas barreras pueden romperse. Para India, el aumento del PIB de 2050 estaría por encima del 30%.

Las prioridades políticas varían de un país a otro, pero aumentar el acceso de las mujeres a la educación postsecundaria, brindar servicios de cuidado infantil subsidiados y tener regulaciones para promover y proteger los contratos laborales flexibles ha demostrado ser efectivo para mejorar los resultados educativos y el empleo de las mujeres.

Empoderar a las mujeres, impulsar el crecimiento

Más empleados + Empleados más inteligentes = Mayor prosperidad

En los libros de economía, el potencial de crecimiento está determinado por el capital humano (cantidad y calidad de trabajadores), el capital físico (todo, desde las fábricas hasta la red eléctrica) y la productividad (como lo están haciendo los países más avanzados en términos de “armar el rompecabezas”). Las barreras a la educación y la participación de las mujeres en la fuerza laboral reducen el capital humano y, por lo tanto, pesan sobre el potencial de crecimiento.

¿Qué tan grandes son las barreras? Existen grandes variaciones entre países, pero en conjunto, las cifras son alarmantes. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 2020, solo el 58.4% de las mujeres entre 25 y 64 años participaron en la fuerza laboral frente a más del 90% de los hombres del mismo grupo de edad. En Oriente Medio y África del Norte, la brecha es aún mayor.

La disparidad en educación es menos pronunciada. De hecho, en los países de la OCDE, las mujeres tienen un nivel de educación ligeramente superior al de los hombres. Sin embargo, en los países en desarrollo, el promedio de años de escolaridad de las mujeres es más bajo que el de los hombres, lo que indica que hay margen de mejora.

Tres escenarios de fuerza laboral para 2050

¿Cuáles son los principales beneficios de reducir o eliminar las diferencias en las áreas de empleo y educación para las mujeres? Consideramos tres escenarios hasta 2050:

  1. Caso base. Si se mantiene la tendencia actual de participación en la fuerza laboral y los niveles de educación de las mujeres, la participación del grupo en el rango entre 25 y 64 debe llegar al 56,4% en 2050; un descenso desde el 58,4% en 2020. El descenso es coherente con las tendencias demográficas y estructurales. El promedio de años de escolaridad aumentaría a 12,4 años en 2050 desde 10,5 años en 2020. En este escenario, el crecimiento global sería de 2,8% anual, en promedio.
  2. Convergencia regional. Si los países en desarrollo igualan el nivel de los países líderes regionales, la participación de las mujeres entre 25 y 64 años en la fuerza laboral alcanzará el 75%, y la escolaridad promedio alcanzará los 13 años en 2050. Este aumento daría un impulso al crecimiento global, que alcanzaría el 3% anual, lo que sumaría alrededor de USD 17 billones al PIB de 2050 en relación a lo básico. Los mayores ganadores serían Nigeria y Turquía, cuyas proyecciones de PIB en 2050 estarían un 18% y un 15% por encima de la línea de base, respectivamente.
  3. Convergencia nacional. Si la participación de las mujeres en la economía coincide con la de los hombres en el mismo país, la participación de las mujeres en la fuerza laboral aumentará a alrededor del 88% y la escolaridad promedio durante más de 12 años para 2050. Esto elevaría la tasa de crecimiento general al 3,1%. en promedio, y sumarían USD 20 billones al PIB de 2050 en relación con la base. Los mayores ganadores serían India y Pakistán, cuyas proyecciones de PIB en 2050 estarían un 30% y un 19% por encima de la línea de base, respectivamente.

PIB mundial: tres escenarios

En general, es la creciente participación de las mujeres en la fuerza laboral lo que ofrece el mayor volumen de ganancias. Los niveles de educación de las mujeres en la mayoría de los países de la OCDE ya son tan altos o más altos que los de los hombres. En muchos países en desarrollo, hay más margen para impulsar las oportunidades educativas para las mujeres. Pero, es la participación en la fuerza laboral lo que es la mayor diferencia entre los géneros y donde el progreso traería más beneficios.

¿Son plausibles nuestros escenarios de convergencia regional y nacional? El progreso significativo en algunos países durante los últimos 30 años muestra cuánto se puede lograr. De 1990 a 2020, países como España, Chile y Perú vieron un aumento impresionante en la participación de las mujeres en la fuerza laboral para el grupo de 25 a 64 años. Aún así, para los países más atrasados, la nivelación requeriría un salto aún mayor. Presentamos nuestro análisis como un ejercicio sobre el costo de la discriminación y los beneficios de combatirla, y no como una proyección a futuro.


También te puede interesar: Diageo reconocido en el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg 2021


Participación de las mujeres en la población activa – grupo de 25 a 64 años: tres escenarios

Soluciones de política. Puede que la convergencia nacional o regional completa no sea una perspectiva realista. Pero recorrer incluso una parte del camino ya traería inmensos beneficios. ¿Cuáles son las políticas necesarias para colocar las oportunidades laborales y educativas disponibles para las mujeres en una trayectoria cada vez mayor?

Las prioridades varían de un país a otro. En general, aumentar el acceso de las mujeres a la educación postsecundaria, brindar servicios de cuidado infantil subsidiados, crear leyes para la igualdad de género en el trabajo, promover contratos laborales flexibles y, en los países en desarrollo, subsidiar la compra de electrodomésticos que faciliten el trabajo manual, como lavadoras, traería un gran impulso.

El índice de igualdad en el lugar de trabajo de la mujer ofrece una medida del progreso entre países hasta la fecha. Un breve vistazo a los datos revela una gama considerable de oportunidades de mejora:

  • En el 10% de los países, no hay educación primaria gratuita y obligatoria. En el 27%, no hay servicios públicos de cuidado infantil. En ambos casos, la responsabilidad del cuidado de los niños es generalmente de las mujeres, lo que limita las opciones de empleo.
  • En el 60% de los países, no existe una ley que obligue a la igualdad de remuneración, lo que pesa sobre el potencial de ingresos de las mujeres y reduce el incentivo para ingresar a la fuerza laboral.
  • En el 65% de los países, no existen políticas, o son inadecuadas, para impulsar el acceso de las mujeres al crédito, lo que crea una barrera para el espíritu empresarial.

El índice también muestra qué países y regiones han avanzado más y cuáles tienen un largo camino por recorrer. Evidentemente, Oriente Medio, Asia Meridional y África Subsahariana están muy por detrás. Desde una perspectiva positiva, la correlación entre los países que tienen políticas adecuadas y los países donde los resultados educativos y laborales de las mujeres son más altos es un recordatorio de que, con las políticas adecuadas, el progreso es extremadamente alcanzable.

Una salvedad importante es que nuestro análisis se ocupa únicamente del lado de la oferta de la economía. Para que el PIB aumente, no es suficiente que las mujeres tengan más educación y oportunidades de participar en la fuerza laboral, también debe haber una demanda de más trabajadores. Si esto no sucede, tal vez porque los avances en la automatización eliminan puestos de trabajo, el resultado sería más desempleo, no un mayor crecimiento. Esto resalta la importancia de considerar las políticas de igualdad de género junto con una revisión más amplia para que los mercados laborales funcionen.

Metodología

Nuestro ejercicio se basa en estimaciones país por país para cada una de las 36 economías cubiertas por Bloomberg Economics, que representan alrededor del 84% del PIB mundial. Todos los demás países se consideran un solo bloque.

  • Para el caso base, se utilizaron estimaciones internas de crecimiento potencial. Para la educación, se utilizaron las proyecciones de Barro-Lee para el promedio de años de escolaridad. Para la participación laboral, se utilizaron las proyecciones de la OIT hasta 2030 y se extrapolaron mediante un suavizado exponencial hasta 2050. Para la participación laboral en el PIB, se utilizaron los datos de la Tabla 9.1 de Penn World.
  • Para escenarios alternativos, la atención se centró en la educación y la participación laboral de mujeres entre 25 y 64 años, el grupo con mayor potencial de beneficiarse en los próximos 30 años si se adoptan políticas de igualdad de género en el corto plazo. Los supuestos para todos los demás grupos de edad / género son los mismos que para el escenario de referencia.
  • El escenario de convergencia nacional asume que, en cada país, la participación laboral y el acceso a la educación para las mujeres será igual que para los hombres hasta el 2050. En países donde las proyecciones del caso base ya apuntan a una diferencia de género a favor de las mujeres, se mantienen las estimaciones base.
  • El escenario de convergencia regional asume que, para los países de un grupo regional, los niveles de participación de las mujeres en el trabajo y la educación alcanzarán los niveles máximos observados en este grupo, para el año 2050. Se seleccionaron los referentes regionales de los países más representativos de cada región. Para los casos en los que las proyecciones de un determinado país al 2050 superen el valor máximo registrado en 2020, se mantiene la proyección del país. El grupo de países sigue la clasificación del Banco Mundial, salvo algunas reclasificaciones que consideramos más apropiadas considerando las similitudes culturales / estructurales.

¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido

Aquí te dejamos la información completa para participar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here