La crisis del acceso a la comida: seguridad alimentaria y COVID-19

0
343
La crisis del acceso a la comida: seguridad alimentaria y COVID-19

Por: Caleb Palma
Alimento Para Todos

El acceso a los alimentos nunca ha sido más importante. A medida que la pandemia de COVID-19 prolifera en todo el mundo, reconocer de qué manera asegurar el acceso local a la cadena de suministro global de bienes y servicios esenciales, como alimentos, agua y vivienda, se ha convertido en un foco de atención.

Abordar y resolver el desafío del acceso a los alimentos es imperativo por dos razones: primero, la falta de alimentos puede desencadenar deficiencias en los nutrientes y calorías críticos necesarios para combatir la aparición de enfermedades; y en segundo lugar, un excedente de alimentos de mala calidad con deficiencia de nutrientes puede provocar problemas de salud como la obesidad, la diabetes y la hipertensión que pueden comprometer el sistema inmunológico.

En consecuencia, el acceso a suministros adecuados de alimentos ricos en nutrientes no solo es un determinante social de la salud pública, sino que quizás sea más importante en una época de crisis, un indicador de comunidades vulnerables colmadas de condiciones de salud preexistentes y, en consecuencia, un mayor riesgo de la infección por coronavirus. Para aliviar este dramático crecimiento de la inseguridad alimentaria, es necesario comprender la naturaleza del aumento en el número de desnutridos durante la pandemia.

¿Por qué los pobres son los más afectados?

El impacto de la COVID-19 en la seguridad alimentaria mundial es heterogéneo, ya que afecta la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas pobres con mucha más fuerza que la de las personas más ricas. Hay varias razones para esto. 

Primero, ya sea a través del aumento de los precios de los alimentos, la caída de los ingresos o ambos, las personas tienen menos ingresos reales para pagar sus alimentos y se ajustarán en consecuencia. Este efecto se vuelve más fuerte cuanto menos ingresos se tiene, lo que significa mayores dificultades para los pobres. Afecta más su seguridad alimentaria y nutrición. Los hallazgos de informes recientes basados en encuestas son consistentes con estas hipótesis.

En segundo lugar, la COVID-19 impacta especialmente a los más pobres porque afecta directamente a su activo productivo más importante, a veces único, es decir, el trabajo, especialmente el trabajo físico. Las personas más ricas suelen tener una cartera de activos productivos, como capital y tierra, y su trabajo suele ser de una calidad diferente: incluso cuando están encerrados dentro de una casa adosada o un apartamento de la ciudad, pueden trabajar a través de una computadora a través de Internet. Este no es el caso de las personas pobres con escasa formación educativa, cuya única fuente de ingresos probablemente sea salir de casa para realizar trabajos manuales. Las personas pobres que tienen que viajar por trabajo son las más afectadas por las medidas de confinamiento.

En tercer lugar, los pobres se ven más afectados por las interrupciones de los sistemas privados de suministro de alimentos. Como ya se señaló, las interrupciones de los sistemas alimentarios están relacionadas principalmente con limitaciones laborales. Si bien algunos sectores alimentarios en los países ricos se ven perturbados, en promedio, las cadenas de valor de alimentos en las economías desarrolladas son más intensivas en capital y conocimiento, mientras que las cadenas de valor intensivas en mano de obra se encuentran principalmente en los países pobres.

En cuarto lugar, la COVID-19 también ha causado interrupciones en los programas públicos que brindan alimentos, nutrición y servicios de salud a las personas pobres. Por ejemplo, las regulaciones nacionales de confinamiento requerían el cierre de escuelas. Esto significa que se han suspendido los programas de alimentación escolar, una de las redes de seguridad alimentaria más importantes del país. También se han interrumpido programas clave de salud, como la inmunización infantil. Y, por supuesto, los programas públicos de ayuda alimentaria se enfrentan al riesgo de exponer a más personas al virus al atraer grandes multitudes en los puntos de distribución.

En quinto lugar, las personas pobres tienen menos acceso a las instalaciones de salud y saneamiento, incluidas las instalaciones básicas como el agua corriente, que es crucial para la protección contra la COVID-19. Generalmente, los países pobres no poseen suficientes instituciones de salud y el acceso a ellas es particularmente limitado para quienes no cuentan con los recursos económicos. Por último, los países en desarrollo tienen menos opciones fiscales para responder a las consecuencias económicas de la COVID-19 y para financiar el gasto público en programas como transferencias de efectivo y redes de seguridad para los pobres y vulnerables.


También te puede interesar: La inseguridad alimentaria refleja y refuerza la inequidad


Cuanto más dure la pandemia, más importante será adaptar y equilibrar el control del movimiento y otras medidas de distanciamiento social con iniciativas políticas para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y los medios de vida de las mujeres y otros grupos vulnerables.

Una cuestión crucial en el futuro es hacer que las cadenas de suministro de alimentos y los sistemas alimentarios en general sean más resilientes. Además de los muchos problemas descritos anteriormente, también hay cuestiones positivas. Primero, la evidencia sugiere que el “rebote” en las cadenas de suministro de alimentos después de que se eliminaron las restricciones de bloqueo fue bastante fuerte. En segundo lugar, si bien muchos sistemas alimentarios se han visto afectados de manera significativa, otros se han mostrado más resistentes y el suministro de alimentos relativamente no se ha visto afectado. Esto fue particularmente cierto para las cadenas de suministro mundiales de productos básicos. En tercer lugar, muchos programas sociales y las actividades de las organizaciones sin fines de lucro han implementado intervenciones innovadoras para superar las limitaciones generadas por las restricciones gubernamentales y las políticas de salud vigentes. 

Alimento Para Todos trabaja con organizaciones de primera línea, así como con aliados del sector privado para superar los obstáculos que se presentan en las cadenas de suministro. Construyen resiliencia dentro del sistema alimentario aprovechando los productos en riesgo de desperdiciarse y redistribuyéndolos a grupos vulnerables que de otro modo no tendrían acceso a ellos. Gracias a la participación de donantes de alimentos, recursos y otras herramientas las operaciones de ayuda y alivio alimentario se han sostenido y extendido a lo largo de más de 25 años; sin embargo, reconocen que aún queda mucho por hacer, están convencidos de que con la participación de los productores y comercializadores de alimentos, así como con el interés de la sociedad en general, podrán abordar de fondo y a largo plazo la inseguridad alimentaria y garantizar una alimentación digna para todos.


¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido

Aquí te dejamos la información completa para participar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here